Huapalcalco es la zona arqueológica más importante del Valle de Tulancingo

¿Qué tan interesante te parece?

Está localizada a 3 kilometros del entronque de la calle Juárez con la carretera México- Tuxpan.
Huapalcalco significa literalmente el lugar de la casa de madera.
De acuerdo a información del INAH, los vestigios prehistóricos ahí localizados son dos: Un hacha de mano y una punta acanalada de obisidiana. La primera fue encontrada por Florencia Müller y al ser analizada con carbono 14 arrojó la datación de 14,000 años de antigüedad, al igual que la punta acanalada de obsidiana, esta última fue estudiada por Cinthya Irwin- Williams, prehistoriadora norteamericana.
Ambas piezas, el hacha y la punta de flecha se localizaron en la Cueva del tecolote, en dicha cueva también se localizó un entierro en el que se encontraron dos seres humanos y perros. Un cráneo de los dos que se encontraron, se encuentra actualmente exhibido en el Museo Nacional de Antropología.
En las paredes de los acantilados de los cerros la Mesa y el Huiztle hay pinturas rupestres, en su mayoría de color rojo y antropomorfas es probable que se refieran a rituales asociados a la propiciación de la cacería.
Aunque también hay una pintura en medio del acantilado del cerro de la mesa, de una luna creciente, esa imagen es blanca o por lo menos de color claro. En el otro cerro, en el Huiztle hay una extraña forma, también a unos 20 metros de altura que algunos interpretan como el sol, es decir, el antagónico de la luna.
Los edificios que podemos ver actualmente, de los cuales sólo uno ha sido reconstruido, son del periodo Epiclásico, o sea corresponden aproximadamente a los años que van del 650 a 900 de nuestra era. Por las fechas, lo más probable es que correspondan a los antecedentes de la cultura tolteca.
En Huapalcalco hay toda una tradición que lo relaciona con Ce Acatl Topiltzin Quetzalcoatl, de acuerdo a dicha tradición, Ce Acatl llegó a Tollantzinco y ahí construyó su huapalcalli, de aquí partió para construir su capital, o sea Tula.
Este sitio arqueológico fue estudiado primero por Carlos Margain en la década de los treintas , tras un breve recorrido, reportaba la presencia de numerosos montículos y abundante material arqueológico como cerámica y lítica, así como restos de pisos de estuco y muros policromados en Huapalcalco

Posteriormente Florencia Müller Junto con César Lizardi vino a esta zona y publicó varios libros sobre la arqueología de nuestro valle, entre ellos The Preclassic Ceramic Secuence of Huapalcalco; Tres objetos de piedra de Huapalcalco, Hgo.; Exploraciones arqueológicas en Huapalcalco; Costumbres funerarias del Valle de Tulancingo; Nuevos datos para la prehistoria de Hidalgo; La pirámide VI de Huapalcalco, Hgo.
Según datos del INAH, la pirámide que está descubierta, tiene su fachada hacia el poniente y en la parte central del conjunto de 3 pirámides, hay un altar estela. La fachada tiene 8 escalones en el que se nota la influencia teotihuacana. En Huapalcalco hay una hierofanía también, de acuerdo al Dr. en Historia Sergio Sánchez Vázquez. Dicha hierofanía se efectúa los días 12 de Febrero y 30 de Octubre. En ambas fechas el sol se alinea en la Sierra de las Navajas con el basamento piramidal más conocido de Huapalcalco, (es decir, la pirámide que conocemos) y la piedra que está frente a él. La sombra de la piedra se proyecta a la pirámide y justo cuando toca la base de la escalinata, desaparece, es el momento en el que el sol se oculta tras la Sierra.
Probablemente este basamento se hizo también con una doble intención, como un edificio, sino como un marcador agrícola. Las fechas en que sucede este fenómeno son significativas, son el inicio y el fin del ciclo agrícola, tal como lo podemos comprobar en esta temporada vemos las primeras lluvias. Para un pueblo dedicado a la agricultura, tal ciclo es muy importante ya que indica la temporada de toda su actividad, de lo que vive y de lo que come.
Huapalcalco es un lugar con mucho potencial turístico y además, con mucho por decir todavía, sin embargo, el sitio tiene algunos problemas con los visitantes
El INAH tiene además de custodios, a dos personas que dan servicios educativos a los visitantes

Facebook Comments
Share Button