Florencia Müller la primera mujer que exploró Huapalcalco

¿Qué tan interesante te parece?

Tulancingueñas

Por Alexia Lara

30 de agosto 2016

Corría el año de 1953, cuando la benemérita Sociedad Mexicana de Antropología discutió y aprobó la idea de promover estudios y excavaciones en la Cuenca de México, sobre los valles contiguos en lugares de Morelos, Toluca, Puebla y Tulancingo.

A fin de recabar datos fidedignos acerca de la arqueología de esas regiones. El instituto Nacional de Antropología e Historia patrocinó los trabajos y su Dirección de Monumentos Prehispánicos designó a la arqueóloga doctora Florencia Jacobs Müller,  para la exploración en Tulancingo.

La única información que se tenía del lugar eran los textos redactados por Fray Bernardino de Sahagún acerca de las enjoyadas casas de oración de Quetzalcóatl, ruinas de palacios de madera, piedras preciosas y  corales. Que sirvió de albergue a Quetzalcóatl antes de partir y gobernar Tula

Años atrás, se habían llevado acabo exploraciones e inspecciones como la que  realizó el arqueólogo Carlos Margaín, pero ninguna excavación en forma, que eran esenciales para conocer la historia antigua de Tulancingo, de los Toltecas y Huastecos.

Era el mes de noviembre cuando se iniciaron los trabajos de exploración en el valle de Tulancingo, al ser una tierra incógnita, los investigadores se dieron a la tarea de ubicar a personas interesadas en el tema, por lo que pronto se entrevistaron con un aficionado local, y coleccionista de un gran número de piezas arqueológicas, don Felipe Vargas, en esos momentos, jefe del cuerpo de bomberos de la ciudad de Tulancingo, quienes por cierto no cobraban un solo peso.

Facebook Comments
Share Button