Un Tulancinguense admirado por Cervantes

¿Qué tan interesante te parece?

Un Tulancinguense admirado por Cervantes

 

El Príncipe de los ingenios, como se le conoció a Miguel de Cervantes Saavedra es, sin lugar a duda, el máximo exponente de la literatura española, autor de la primera novela moderna “Don Quijote de la Mancha”, la obra no religiosa más editada y traducida en el mundo.

 

En 1585 escribió su primera novela “La Galatea”, dividida en seis libros, escritos en forma de églogas, un subgénero de la poesía lírica, en la que narra la vida y el amor de dos pastores, Elicio y Galatea, en cuya trama se van advirtiendo 4 historias de amor secundarias.

 

En la Galatea destaca el poema “Canto a Caliope” en el que, quizá influenciado por la obra del Marqués de Santillana, elogia a los poetas más destacados de su época,  dentro de los que los que figura Francisco de Terrazas Martínez, a quien se refiere de la siguiente manera:

 

Francisco, el uno, de Terrazas tiene

el nombre, acá y allá tan conocido,

cuya vena caudal nueva Hipocrene

ha dado al patrio venturoso nido:

la mesma gloria al otro igual le viene,

pues su divino ingenio ha producido

en Arequipa eterna primavera,

que éste es Diego Martínez de Ribera.

 
Francisco de Terrazas era hijo del conquistador español del mismo nombre, que fungiera como Mayordomo Mayor de Hernán Cortés y alcalde de la Ciudad de México, a quien Cortés le otorgaría, junto con Francisco de Ávila, la encomienda de Tulancingo.

 

Se cree que Francisco, el poeta, vio la luz primera en 1525. De ser así, Terrazas no habría nacido en Tulancingo toda vez que fue en 1526 cuando le fue entregada a su padre la encomienda del lugar. No obstante se encuentra documentada su vida en Tulancingo cuando menos hasta 1571, máxime que en 1548 habría heredado la encomienda de su padre, a la muerte de este, lo que basta para considerarlo como tal.

 

De su obra, extraviada en su mayoría, se conocen algunos fragmentos de su poema “Nuevo Mundo y conquista”, nueve sonetos, diez décimas, una epístola y un debate teológico, escrito en verso, que sostuvo con el dramaturgo toledano Fernán González de Eslava quien, por cierto, fue acusado de escribir una carta en contra del Virrey de la Nueva España, por la que resultó implicado Terrazas, en cuya defensa acudió el Arzobispo de México, Pedro Moya de Contreras, quien se refirió a él como “hombre de calidad y gran poeta”.

 

El cronista Bartolomé Dorantes de Carranza en la “Sumaria relación de las cosas de la Nueva España” escrita entre 1601 y 1604, se refiere a Terrazas como “excelentísimo poeta toscano, latino y castellano”. Toscano, por la influencia de la literatura italiana medieval en su obra; latino, por su notoria inclinación hacia el petrarquismo, el género lírico creado por Francisco Petrarca y, castellano, por la lengua de la que se convertiría en el primer poeta de la Nueva España, cuyo estilo puede apreciarse plenamente en: “Soñé que de una peña me arrojaba”:

 

Soñé que de una peña me arrojaba

quien mi querer sujeto a sí tenía,

y casi ya en la boca me cogía

una fiera que abajo me esperaba.

 

Yo, con temor, buscando procuraba

de dónde con las manos me tendría,

y el filo de una espada la una asía

y en una yerbezuela la otra hincaba.

 

La yerba a más andar la iba arrancando,

la espada a mí la mano deshaciendo,

yo más sus vivos filos apretando…

 

¡Oh, mísero de mí, qué mal me entiendo,

pues huelgo verme estar despedazando

de miedo de acabar mi mal muriendo!

 

Si bien la literatura tradicional cita 1600, como posible año de la muerte del poeta, Georges Baudor demostró, con pruebas documentales, que Terrazas estaba muerto cuando menos desde 1580, lo que quiere decir, que cuando fue citado en el “Canto a Caliope” ya había muerto, sin que, probablemente, Cervantes lo supiera.

 

No hay mayor prueba del calado de este poeta que la mención que de él hace el autor de “El Quijote de la Mancha” e incluso se piensa que los rasgos literarios de la obra de Terrazas, habrían influenciado, algunas décadas más tarde, la obra y pensamiento de Sor Juana Inés de la Cruz.

 

Sitio web: www.tulancingoenlahistoria.com

Facebook: Tulancingo en la Historia

Twitter: @mebuma1

Correo: mebuma15@yahoo.com.mx

 

 

 

 

Facebook Comments
Share Button