La entrada al inframundo en Huajomulco, Tulancingo.

¿Qué tan interesante te parece?

Las cuevas han tenido múltiples significados para los pueblos a lo largo de la historia de la humanidad. Desde tiempos inmemoriales fueron utilizadas como refugio o habitación e incluso como lienzo para plasmar las primeras expresiones de arte de la humanidad, de ello hay múltiples vestigios, tal como ocurre en los cerros que circundan Huapalcalco, en los que pueden apreciarse pinturas rupestres de más de diez mil años de antigüedad.

Hace unos días, en Huajomulco, una comunidad de Tulancingo, Hidalgo, excavaciones para colocación del drenaje, pusieron al descubierto el acceso a un abrigo rocoso, al parecer de más de 200 metros de largo y 10 metros de altura aproximadamente.

De inmediato diversas historias comienzan a circular en torno al acontecimiento, desde el saqueo de osamentas humanas o animales, hasta vestigios posiblemente arqueológicos que pudieran existir en su interior.

No sería extraño que algo así pudiera ocurrir. En Huajomulco, así como en todo el valle de Tulancingo habitaron diversos pueblos mesoamericanos, para quienes las cuevas estuvieron ligadas a su religión. En varios mitos se explica la creación del sol o de la luna, al emerger de una cueva. También significaban la entrada al inframundo, por lo que no es raro encontrar en ellos entierros mortuorios u ofrendas funerarias, y en muchos pueblos es común escuchar la leyenda de que alguna cueva que nace en algún cerro próximo conecta con la iglesia principal del lugar.

También servían como observatorio astronómico, como es el caso de la Cueva de Xochicalco, o la Cueva Astronómica que yace atrás de la pirámide del Sol en Teotihuacan.

En el caso de Huajomulco, no es la primera vez que este poblado da de qué hablar. Hace algunos años fueron descubiertos diversos monolitos de piedra, cuyas características únicas los diferencian de cualquier otro perteneciente a las culturas prehispánicas hasta ahora conocidas.

En principio se pensó que eran falsos, no obstante diversos estudios confirmaron su autenticidad, por lo que fueron denominados como “piezas estilo Huajomulco”, las cuales han sido descubiertas también en otros puntos del Valle.

Túneles, cuevas o abrigos rocosos han estado íntimamente ligados a la historia de la propia humanidad, ojalá que este descubrimiento en Huajomulco sea materia de análisis arqueológico para descartar la existencia de vestigios que, en caso de existir, podrían abonar a entender el desarrollo social y cultural de los pobladores del valle de Tulancingo.

2A-01

Marco Antonio Mendoza Bustamante

twitter: @mebuma1

Facebook Comments
Share Button