El gobernador de Hidalgo encontró el Hospital General de Tulancingo en lamentables condiciones.

Reconoce, el gobernador de Hidalgo, fallas de operatividad, así como “lamentables condiciones” en algunas de las áreas en el Hospital General de Tulancingo (HGT) tras recorrido sorpresa realizado al interior de la institución el pasado lunes.

Omar Fayad Meneses destacó la falta de operación del mastógrafo, prácticamente desde la apertura del nosocomio, a lo cual recibió como explicación de funcionarios de este espacio médico, que la estación de trabajo no permite el monitoreo de imágenes, pues se carece de un adecuado sistema de ventilación.

Confirmó que el área de choque carece del equipo ya que éste fue sustraído después de la entrega de las instalaciones en marzo de éste año; “se llevaron el equipo, por lo que desde entonces, esa área no funciona”, dijo.

El gobernador puntualizó las deficiencias en prácticamente todo el espacio de atención médica.

Por otra parte, respecto de los presuntos casos de malos tratos e incluso presuntas negligencias médicas que se han dado a conocer públicamente, el ejecutivo estatal señaló que serán los especialistas quienes tendrán que determinar las situaciones y las responsabilidades.

“Por mi parte, vamos a corregir lo que estamos viendo, y lo haremos a la brevedad”, subrayó, insistiendo en la corrección  de lo que llamó “problemas heredados”.

Respecto a la posibilidad de contratar más personal especializado para servicio al HGT, Fayad Meneses dijo que revisarán el presupuesto disponible, y a partir de ello, se tomarán las decisiones respectivas.

Por Ángel Pacheco

Enlace Hidalgo 1a emisión

Facebook Comments
Share Button