Gran señor tolteca, fue el descubridor de Tulancingo.

¿Qué tan interesante te parece?

 

La aparición de los Toltecas, procedentes de Tamoanchan en el norte, según una versión; y otra más dice que venían de Huehuetlapallan, desde el sur. La peregrinación era conducida por Huemantzin, el astrologo, quien conocía los sitios a donde debía guiar a su gente; y con él, siete señores, caballeros y muy principales descendientes de la casa real de los Toltecas, a los que la gente seguía después de abandonar sus tierras. Uno de estos caudillos, Acatl (Tlacomihua) o Acapichtzin, se señala como descubridor de Tulancingo.

Tlacomihua o Acatl era el primero de estos caudillos y lo ratifica Fernando de Alva Cortés Ixtlilxóchitl, en la Relación histórica de la nación tulteca. Y además da el nombre de los 6 señores restantes. 

“Esta nación tulteca fue la tercera que pobló esta Nueva España, contando por los primeros a los gigantes, por los segundos a ulmecas y xicalancas. Estando en el puesto de Tolantzinco, contaron ciento y cuatro años que habían salido de su patria; los cuales traían siete caudillos, que por sus tiempos siempre estos siete elegíana uno que los gobernaba. El primero de estos se llamaba Tlacomihua, aunque algunos lo llamaban Acatl; el segundo se llamaba Chalchiumatz, el tercero Ahuecatl, el cuatro Coatzon, el quinto Tziuhcoatl, el sexto Tlapalhuitz, el séptimo y último Huitz. Los cuales después poblaron la ciudad de Tolan, que fue la cabeza de su monarquía e imperio, por parecerles lugar conveniente y pasar por el río”.

La migración Tolteca, no fue hecha al azar, pues en cada lugar por el que pasaban, abrieron tierras de cultivo y dejaron gente para que las poblaran. Sahagún señala que en el camino fueron sembrando y edificando pueblos y ciudades, dejando gente que en nombre de sus caudillos los poblaran.

Y así continuaron hasta llegar a Tulancingo, desde este lugar reconocieron todas la tierra y mejores lugares para poblar.

Facebook Comments
Share Button