Bracero de Zazacuala.

¿Qué tan interesante te parece?

Zazacuala, mítica Ciudad en Santiago Tulantepec

Por Marco Antonio Mendoza

En la punta más alta de un pedregal, formado hace miles de años con la erupción de un antiguo volcán, ahora dormido, se erigió una portentosa Ciudad Teotihuacana que, franqueada por dos caudalosos ríos que atravesaban lo que hoy es el Valle de Tulancingo, vio su esplendor por lo menos mil años antes de la llegada del Imperio Mexica a la región.

Se desconoce el nombre de esta mítica ciudad a la que los mexica llamaron Zazacuala, que significa lugar de pirámides, conformada por las raíces Zaza que significa plural, y zacualli, pirámide, seguramente debido a las más de 114 formaciones piramidales cuyos restos sobreviven escondidos entre la maleza y las nopaleras que existen en las más de 286 hectáreas que conforman la zona arqueológica.

Templos, plazas, habitaciones, talleres y un gran número de edificaciones, como la desaparecida Pirámide de Zazacuala o Pirámide de Haila, son posibles ubicar en los actuales municipios de Cuautepec, Tulancingo y en su mayor parte, en Santiago Tulantepec.

La zona fue explorada por Florencia Müller, en la década de los cincuenta, y donde fue encontraba una estatua del Dios Viejo del Fuego, Huehuetéotl, deidad del Fuego, el cual en su momento fue el descubrimiento más importante del Valle.

En septiembre de1993, Zazacuala nuevamente sería foco de atención, cuando los arqueólogos Ricardo Martínez y Carlos Hernández, al realizar trabajos de rescate en el lugar, localizaron dentro de un recinto ceremonial una ofrenda cerámica, posteriormente llamado “El Brasero de Zazacuala”.

Carlos Hernández lo describe como: un recipiente de cuerpo cilíndrico con tres soportes huecos, también cilíndricos. Mide 20.4 cm. de alto y los soportes 5.2 cm. en la parte superior tiene un diámetro de 32.4 cm.

El brasero fue bellamente adornado con un yelmo en forma de cabeza de jaguar, de cuyas fauces abiertas se asoma el rostro y la figura del torso de un hombre, el cual está ricamente ataviado, y a los lados se ven sus dos brazos flexionados de los que sólo el derecho está completo y en el que se observa en la muñeca una pulsera azul.

El rostro de la figura masculina, fue decorado con pintura amarilla y líneas verticales de color café, orejeras discoidales de color azul. Sus ojos sin pupila, con nariz y labios gruesos. Debajo de él, se encuentran 30 caracoles marinos pintados de rojo que rodean toda la circunferencia del brasero.

El personaje, que fue simbolizado en el Brasero de Zazacuala, es probable que se trate de la representación de Quetzalcóatl Tlahuizcalpantecuhtli, en su versión de lucero de la tarde, deidad astral de gran importancia en la antigüedad. Venus aparece muerto siendo devorado por la noche estrellada: el jaguar.

Actualmente el Brasero de Zazacuala se encuentra bajo resguardo del INAH del estado de Hidalgo, y está en exposición en nuestra ciudad, en el Museo de Datos Históricos en la muestra titulado, “Arqueología de Huapalcalco”.

Facebook Comments
Share Button