Las letras en el telégrafo de Tulancingo tras la muerte de Carranza

¿Qué tan interesante te parece?

Por Marco Antonio Mendoza Bustamante

Cerca de las tres y media de la mañana, mientras descansaba en un jacal de Tlaxcalantongo, en el estado de Puebla, Venustiano Carranza fue vilmente acribillado, al tiempo que escuchaba cantidad de barbaries que se fundían con el estruendo de las metralletas que anunciaban la muerte del autor de la Constitución Mexicana.

A 97 años del cruel asesinato de Venustiano Carranza, su muerte es de recordarse, no solo por la importancia del personaje, sino por los acontecimientos que se dieron antes y después de su asesinato, en el país y en particular en la región de Tulancingo, donde el telégrafo jugó un papel importante.

En ese entonces Pablo González Garza era en General en Jefe del Ejército Liberal Revolucionario, y desde la ciudad de México se comunicaba con Gral. Jesús Novoa, jefe del sector de Tulancingo, seguramente todos los días, para reportar las novedades en la región, misma que llegaba hasta Puebla, estado de México, parte de Veracruz y la Huasteca.

Así mismo, había comunicación desde Ventoquipa con el coronel Lindoro G. Hernández, quien se desempeñaba como informador en la región, utilizando las estaciones del ferrocarril para comunicarse a la ciudad de México, lo anterior lo podemos encontrar en la serie de telegramas publicados por el mismo Pablo González en su libro El centinela fiel del constitucionalismo.

Telegrama del Corl. Lindoro G. Hernández al Gral. Pablo González, desde Ventoquipa, Hidalgo, a México, D. F. del 17 de mayo de 1920.

Corl. Lindoro G. Hernández desde México, DF a Ventoquipa, Hidalgo, del 19 de mayo de 1920.

Núm. 611.- Su mensaje de ayer Núm. 6.- El GRAL. NOVOA, Jefe de Sector TULANCINGO, tiene instrucciones mías para conferenciar con usted. – Salúdolo. El Gral. J. del E. L. R.- PABLO GONZALEZ.

Desde el 17 de mayo se intensificó el número de telegramas ya que por el territorio pasaba el contingente que llevaba a Venustiano Carranza rumbo a Veracruz.

Hasta que llegó a la ciudad de México, el trágico telegrama que anunciaba el asesinato del entonces presidente de México, el cual fue enviado desde Necaxa, y que publicado en la Recopilación de noticias sobre el asesinato del Sr. D. Venustiano Carranza, publicadas en el periódico “El Universal” el domingo 23 de mayo de 1920, comentando lo siguiente:

Número 4. Necaxa, el 21 de mayo de 1920. (fecha de la muerte de Carranza).

Recibido a la 1.50 a.m. General A. Obregón. Urgente. Hoy decimos al General Pablo González lo siguiente:

Hoy a la madrugada, en el pueblo de Tlaxcalantongo, fue hecho prisionero y asesinado cobardemente al grito de ¡Viva Obregón!, el C. Presidente de la República don Venustiano Carranza, por el General Rodolfo Herrero y sus chusmas, violando la hospitalidad que le había brindado. Los firmantes de este mensaje protestamos con toda la energía de nuestra honradez y lealtad ante el mundo entero por esta nueva mancha arrojada sobre la Patria. Cumplida la obligación que nuestra dignidad de soldados y amigos nos impone, nos ponemos a la disposición de usted y sólo pedimos llevar el cadáver de nuestro digno jefe hasta su última morada en esa capital, suplicándole ordenar se nos facilite un tren en Beristain para tal objeto. Atentamente.

Firmados: General Juan Barragán, F. de P. Mariel, Federico Montes, Marciano González, Ignacio Bonillas, Coroneles M. Fernández, S. Lima, Arturo Garza, Librado Flores, Eustaquio Duran, Maclovio Mendoza, Victoriano Neyra, Benito Echauri, Horacio Sierra, Dionisio Mariles, Victoriano Farías, Mayor Ignacio Meza, Capitanes Primeros Pedro Rangel, Ismael García, Raúl Fabela, Juan R. Gallo, Fermín Valenzuela, Capitanes Segundos Santiago Kelly, Ignacio M. Velita, Juan Sánchez, Mariano Gómez, Tenientes Pedro Montes, Juan G. Barrón, Manuel Robledo, Subtenientes Pascual Zamarrón, Wenceslao Cáceres, Tirso González.

La respuesta del General Pablo González fue inmediata por lo que ordenó a la mañana siguiente a que se procediera a la inmediata captura de Rodolfo Herrero. Estas órdenes fueron transmitidas al jefe del sector de Tulancingo, general de brigada Jesús S. Novoa, y emite el siguiente telegrama:

No. 116.- Telegrama del GRAL: PABLO GONZALEZ al GRAL JESUS NOVOA desde México, DF. A Beristain, HGO. Del 22 de mayo de 1920. MUY URGENTE.

Núm 770.- Tan pronto llegue a Tulancingo tren que conduce restos del Señor Carranza, sírvase pedirme órdenes y disponer no salga de Tulancingo.

Día 24.- el cadáver del SR. CARRANZA y sus acompañantes viajan toda la noche desde Estación BERISTAIN y, pasando por TULANCINGO, TEPA, TEZONTEPEC, TEMAZCALAPA, TULTEPEC.

Venustiano Carranza fue sepultado en el Panteón Civil de Dolores en la Ciudad de México hasta el 5 de febrero de 1942, cuando sus restos fueron trasladados al Monumento a la Revolución, donde aún permanecen.

Rodolfo Herrero fue procesado en la Secretaría de Guerra y dado de baja del ejército, sin embargo en 1922 le fue encargado combatir a  Lindoro Hernández, y otras comisiones más, hasta que el Presidente Lázaro Cárdenas lo expulso definitivamente de las actividades militares.

Facebook Comments
Share Button