Maestría Arquitectónica del Valle de Tollantzinco

¿Qué tan interesante te parece?

La arquitectura prehispánica se ha distinguido por su técnica y sus grandes avances en el desarrollo de urbes y centros habitacionales, que pocas civilizaciones en el mundo pudieron crear.

De los más destacados, fueron los teotihuacanos y los mayas; en el valle de Tulancingo se establecieron dos grandes asentamientos teotihuacanos, Huapalcalco y Zazacuala, los cuales pertenecen a la misma civilización y comparten periodos temporales.

Huapalcalco reconocido por sus impresionantes pinturas rupestres, sus cuevas y por ser la ciudad en la que residió Ce Acátl Topiltzin Quetzalcóatl antes de ir a gobernar a Tula.

Zazacuala por ser una de las ciudades teotihuacanas más importantes, su extensión territorial alcanza las 286 hectáreas, con 114 elevaciones piramidales y al ser una ciudad cosmopolita, ya que en su interior se encontraba una colonia Huasteca, así mismo se han encontrado evidencias de intercambio comercial con diversas civilizaciones del territorio mexicano.

En cuanto a la arquitectura, ambas ciudades tuvieron grandes avances, por ejemplo, en Huapalcalco, en la unión de los dos cerros que custodian la ciudadela, descendía una cascada que extendía su camino por la barranca que divide el terreno y que desembocaba en la zona lacustre del valle, sobre dicha barranca se encontraba construido un puente que conectaba los dos lados del lugar.

Zazacuala no es la excepción ya que, en lo extenso de su territorio que es 100 hectáreas más grande que Teotihuacan, se encuentra una zona habitacional llamada Tepantitla, misma que aún conserva su nombre y que se localiza al norte del lugar, sobre el territorio del municipio de Cuautepec, que poco han hecho por su rescate y preservación.

Entre los avances arquitectónicos más sobresalientes y que sorprendió al mismo Fray Bernardino de Sahagún, fueron la columna, pedestal y el fuste de los palacios.

Fray Bernardino de Sahagún habla de un antiguo templo que vio en el valle de Tollantzinco, y que se encontraba en ruinas, del que observo las grandes columnas en forma de serpiente y que culminaban hacia abajo con la cabeza del reptil con las fauces abierta mostrando la dentadura.

 

Este templo, es muy probable que se encontrará en Zazacuala, por relatos de personas que visitaron el lugar décadas atrás, mismo que pudo haber sido destruido y vendido como piedra, tal como lo sucedido con la llamada Pirámide de Zazacuala, al inicio de Santiago Tulantepec como municipio.

Este templo es comparado, por Alfredo Chavero en el libro México a través de los siglos de 1884, con los templos mayas de Chichén Itzá, y que en la época fueron encontradas columnas de la misma manufactura.

Esta columna constituía un gran progreso para la arquitectura, misma que dio paso a la bóveda de estilo maya y que marcaba la presencia de la serpiente en ambas civilizaciones y que, por temporalidad, este estilo de columna fuese utilizado primero en el valle de Tulancingo y posteriormente en el sur por los mayas.

Facebook Comments
Share Button