La tumba de Don Remigio de la Fuente, ¿Fenómeno sobrenatural o natural?

¿Qué tan interesante te parece?

Dentro del cementerio municipal San Miguel, de Tulancingo, Hidalgo, hay varias tumbas que con el paso del tiempo se han convertido en monumentos históricos protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), algunas datan del siglo XIX y otras del inicio del XX.

Sin embargo, hay una tumba que en los años recientes ha llamado la atención de la población y de algunos medios de comunicación por su peculiar historia, y quizá, por un fenómeno sobrenatural que podríamos comprobar en algunos días si de verdad lo es.

La placa que está en la tumba de Don Remigio de la Fuente, dice que murió el 14 de Octubre de 1905, según algunas historias que el personal del camposanto ha escuchado de la misma gente que va al cementerio, Remigio de la Fuente se dedicaba a la creación y venta de fuentes, tanta fue su fama como fabricante de fuentes que se acuño el apellido “De la Fuente”, dejando de usar su apellido original.

Al morir, gente allegada a Don Remigio quiso honrarlo con una tumba acorde a su oficio, por lo que le mandaron hacer una del mejor mármol de la época y con un recipiente qué, a simple vista perece un pequeño sarcófago.

El sarcófago o pila, tiene aproximadamente unos 40 centímetros de ancho, por 1,2 metros de largo y 20 centímetros de fondo y lo cubre una tapadera que se puede desplazar con cierta facilidad.

Al interior del recipiente, dicen los empleados del panteón, siempre tiene agua sin importar si es tiempo de estiaje o de lluvia, además, esa agua está cristalina y presenta una temperatura baja.

El personal del panteón asegura que desde hace años está así, no tienen memoria de que una persona haya llenado el recipiente.

Por tal motivo, se decidió investigar este posible fenómeno sobrenatural con el apoyo de las autoridades del cementerio y la colaboración de los profesores del área de turismo del Instituto de Estudios Superiores Alfonso Cravioto (IESAC).

El pasado viernes 19 de octubre, se retiró el agua del recipiente, se limpió y se dejó totalmente seco, además, se puso unos sellos adheribles para evitar que la abrieran o al menos darse cuenta que fue abierta.

La fecha que se acordó para volver abrir la pila será el próximo dos de noviembre a la 17:00 horas, precisamente antes de que los alumnos del área de Turismo del IESAC, comiencen su actividad de los recorridos de leyendas.

Algunas personas creen fervientemente en que se encontrará de nueva cuenta lleno el recipiente, otros dicen lo contrario y otro sector dice que quizá haya algo de agua, pero que será producto de la condensación o filtración por los días de lluvia que estamos teniendo.

El dos de noviembre sabremos quién tiene la razón, hasta entonces.

Facebook Comments
Share Button