Surge nueva modalidad de estafa; víctima alerta a la población

Simulando que una camioneta ha sufrido una descompostura y pidiendo a las posibles víctimas, que les permitan recibir en sus teléfonos celulares un mensaje de “El patrón”, es como comienza la farsa para despojar desde 500 pesos y su celular a las personas que caen en esta nueva modalidad de estafa.

El pasado viernes en un negocio del centro de Tulancingo, llegó un masculino para pedir ayuda, pues, supuestamente la camioneta en que viajaba, había sufrido una avería mecánica y necesitaba recibir de su patrón, unas fotos de algunos documentos para realizar el deslinde de obligaciones con la aseguradora.

“Me pidió de favor que si le podía dar mi número de teléfono, para que su patrón le enviara unas fotos de unos documentos, pues el teléfono que él traía era de los llamados “cacahuatitos” y no podía recibir archivos multimedia, por lo que no vi problema alguno y accedí”, narró Laura Gayosso, víctima del fraude.

Una vez que Laura le otorgó el número de celular, el sujeto llamó a su patrón y le dio mi número. Enseguida, el masculino le dijo a Laura, “Mientras le manda los documentos el Ingeniero Huerta, voy a la farmacia a comprar unas medicinas”, y se fue.

Un par de minutos después, Laura recibió la llamada telefónica de una chica, preguntando si era la persona que ayudaría al chofer. Al recibir contestación positiva, le comunicaron con el ingeniero. El cuál le agradeció a Laura su amabilidad para recibir los documentos, inmediatamente después, le dictó un par de números de folio y le pidió que le dijera al trabajador, que le diera al personal de la aseguradora los folios, mil pesos, que le enviara fotos de la camioneta, para saber en qué condiciones era remolcada y que bajara las ocho computadoras, las mini lap y demás equipo de cómputo, pero muy especialmente, le pidió que bajara el sobre amarillo con las facturas y los cheques.

Momentos después, llegó el trabajador y Laura le dio las instrucciones. Sin embargo, el sujeto le dijo a Laura que ya no podía completar todo el dinero, pues en la farmacia había gastado 500 pesos, así que el masculino le pidió que le prestara el dinero y también su celular, pues no tenía con qué tomar las fotos y como prenda de garantía, le dejaba las facturas y cheques que venían en el sobre amarillo.

“Sé que pequé de inocente, pues le presté el dinero, mi teléfono celular y él me entregó las supuestas facturas y cheques en un sobre amarillo, y que más tarde pasaría por ellas y a pagarme todo, pero pasaron las horas y no regresó”, contó Laura.

Al ver que no regresaban, abrió el sobre y en su interior solo había unas 15 hojas de papel bond, “Quise hacer esto público para que la ciudadanía esté alerta y no caigan en sus mentiras, pues llegan con tanta amabilidad y te envuelven, que crees que te están diciendo la verdad”, finalizó Laura