Tiene Tulancingo opciones de gasolineras distintas a PEMEX, pero el precio es similar

Durante los últimos meses se ha observado un cambio en la sociedad entre empresarios gasolineros y Petróleos Mexicanos (PEMEX), ya que algunas gasolineras cambiaron de proveedor y se inclinaron por empresas como Mobil, Shell, British Petroleum (Bp) y Repsol, principalmente.

Esto se debe a que la reforma energética estableció que PEMEX dejaría de ser el único proveedor de combustible a partir del 1 de enero de 2018, por lo que da a los empresarios la oportunidad de comprar a quien les otorgue mejores precios y condiciones o quedarse con la paraestatal.

Estos cambios que derivarían en la reducción de precios del combustible, pues se suponía que tendrían una libre competencia; sin embargo, la realidad es que la variación del precio entre las estaciones de servicio de PEMEX y otras no es muy significativo, ya que se mantiene en unos cuantos centavos.

Por lo anterior, el consumidor obtiene solamente beneficios en la calidad del servicio y del mismo combustible, pues en algunas nuevas franquicias le siguen comprando a PEMEX, pero le agregan un aditivo especial que supuestamente da mayor rendimiento de kilometraje y más cuidado al motor, en otras como Mobil, traen la gasolina desde Texas.

Este aditivo, es la bandera principal de las nuevas franquicias, además de una nueva tecnología en el sistema de medición, por lo que aseguran que dan litros exactos y estas iniciativas las acompañan con promociones, como boletos para asistir al cine, si es que llenas tu tanque.

Algunos automovilistas afirman que sí es mejor la gasolina que ofrecen esas nuevas franquicias, incluso refieren que les rinde más que la de PEMEX, además, ven como un plus, la presentación y servicio y obsequios que dan en las nuevas marcas trasnacionales