Violan inmuebles el reglamento de construcción al hacer balcones habitables

Varias edificaciones de reciente creación en Tulancingo violan el artículo 50 del Reglamento de Construcción municipal que, entre otras especificaciones, establece que los balcones no podrán ser utilizados como extensión de espacios interiores, pues es considerado invasión a la vía pública.

En un recorrido por el centro de Tulancingo y su periferia, se observaron varios locales comerciales y casas habitación, que han extendido sus espacios interiores apoderándose de balcones o marquesinas.

El artículo 50 del Reglamento de Construcción del Municipio de Tulancingo, dice que los elementos arquitectónicos que constituyen el perfil de una fachada, situados a 2.50 metros o menos, podrán sobresalir del alineamiento hasta diez centímetros.

Agrega que estos mismos elementos situados a una altura mayor, podrán sobresalir hasta 20 centímetros.

Señala también que los balcones situados a una altura mayor a la mencionada podrán sobresalir del alineamiento hasta 0.50 metros si la banqueta tiene 1.50 metros o menos, pero si miden más podrán sobre salir hasta un metro.

Sin embargo, la normativa prohíbe que los balcones puedan ser utilizados como extensión de espacios interiores. Así mismo, señala que la invasión a vía pública o a predios colindantes, mediante espacios cerrados o no, queda prohibida.

La mayoría de los inmuebles que han utilizado los balcones o marquesinas como extensión de interiores tienen varios años, aunque hay construcciones que son recientes y que evidencia la poca inspección o la nula aplicación del reglamento por parte de las autoridades en la materia.

Una edificio que se construyó a finales del año 2016 y principios del 2017, en la esquina de Libertad y Manuel Fernando Soto, en pleno centro de Tulancingo, a partir de la segunda plana sobre sale unos 50 centímetros del alineamiento de la banqueta, quizá aquí no se extendieron más porque hay dos postes de concreto de la CFE.

Otros inmuebles de reciente creación se ubicas en el bulevar Emiliano Zapata y un hotel frente a la Central de Autobuses, donde se puede observar los balcones habitables, uno en forma de media luna, con una saliente máxima de unos 50 o 60 centímetros.

Share Button