Suspenden todas las visitas al interior del Cereso hasta nuevo aviso por Covid-19

Las medidas preventivas para evitar el contagio del Covid-19 en el Centro de Reinserción Social (CERESO) Tulancingo, se intensificaron tras la publicación en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo (POEH) de las disposiciones para hacer frente a la emergencia sanitaria por coronavirus Covid-19

Las medidas fueron publicadas el 29 de marzo e informan que la Subsecretaría de Reinserción Social estableció un Protocolo de Actuación ante Caso Sospechoso y/o Confirmado de COVID-19, con la validación de la Secretaria de Salud Local.

Las medidas anunciadas obedecen a que los centros penitenciarios concentran un elevado número de personas y representan uno de los puntos de riesgo para la expansión de la enfermedad, según dicta lo publicado en el POEH, por lo que deben garantizarse los derechos fundamentales de la salud y de la vida de toda la población que se encuentra privada de la libertad, del personal penitenciario y en general de todas las personas que por algún motivo tengan la necesidad de acudir a los mismos.

Fortalecer la estrategia de difusión para la contención del COVID-19 entre la comunidad de los penales y los visitantes a los centros penitenciarios, dando a conocer, mediante el uso de trípticos, lonas y otros elementos visuales, las medidas preventivas básicas para evitar el contagio, como son lavado de manos, uso de gel antibacterial, estornudar y toser adecuadamente, así como la Jornada de Sana Distancia.

También se obliga a las autoridades penitenciarias a identificar y determinar los niveles de riesgo de las personas privadas de su libertad de 65 años o más y las que pertenezcan a grupos de riesgo de contagio o propensos a desarrollar enfermedad grave y/o morir a causa de ella.

Las visitas deben de tener los filtros sanitarios que exige la secretaría de salud, sin embargo, en el CERESO de Tulancingo desde el 30 de marzo, se informó que las visitas familiares e íntimas quedaban suspendidas hasta que las autoridades no dictaran otra medida.

Las disposiciones publicadas en el POEH también mencionan que el personal de primer contacto en los centros penitenciarios si llegan a identificar un caso sospechoso de COVID-19, deberá llevar a cabo la atención inmediata bajo la aplicación de medidas de precaución estándar, siguiendo el Protocolo referido en el Considerando SEXTO de esa publicación.

Además, los centros penitenciarios que no cuenten con servicios médicos, se deberán apoyar en sus respectivas jurisdicciones sanitarias para la atención médica.

Perdióco Ruta, solicitó conocer el Protocolo de Actuación ante Caso Sospechoso y/o Confirmado de COVID-19 en Ceresos, sin embargo, la respuesta es que es una circular de carácter interno de la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

Familiares de algunos internos manifestaron su preocupación por que creen que hay sobrecupo y no hay espacio para guardar sana distancia.

Según una nota publicada por Milenio el 16 de diciembre del 2019, la sobrepoblación en las cárceles de Hidalgo se había reducido, sin embargo aún existe en Mixquiahuala con 104.4 por ciento, Tulancingo con un 76.71 por ciento de sobre población, entre otros.