Desconoce comercio establecido si ya podrán laborar a partir del 1 de junio

Comerciantes establecidos del centro de Tulancingo tienen la incertidumbre de qué pasará el lunes 1 de junio, ya que las notificaciones de cierre por contingencia que recibieron por parte del municipio a principios de mayo, indican que la obligación de cerrar es hasta el 31 de mayo; sin embargo, las declaraciones que ha hecho el gobernador Omar Fayad Meneses, respecto a extender la cuarentena todo el mes que está por iniciar, les afectaría mucho más.

Algunos comerciantes han manifestado que el lunes abrirán sus comercios, pues no han recibido notificación alguna para una nueva contingencia y no creen que puedan soportar otro mes, sin trabajar y tener que pagar renta.

“Yo estoy pagando de renta ocho mil pesos en una boutique, este mes sólo trabajé los primeros días, pero no alcancé el 10 de mayo que es una venta muy buena, vendí algo a través de internet, pero no alcancé a cubrir lo de la renta y tuve que pedir un préstamo. Así que otro mes sin abrir, es casi imposible de soportar”, comentó Angélica, propietaria de dicho negocio.

Otros comerciantes aseguran que han tenido que cerrar algunas sucursales, pues las rentas en Tulancingo no son baratas y sólo pudieron sostener un local, como es el caso de una zapatería y dos boutiques.

La dirección de Reglamentos informó que están a la espera de las indicaciones de las autoridades estatales, que son las que llevan la batuta en la cuestión de la contingencia sanitaria y de ser necesario, estarían notificando nuevamente a los dos mil 754 negocios no esenciales, que están dados de alta en el municipio.

Según datos que recién emitió el gobierno de Tulancingo; los comerciantes, empleados y amas de casa, son los sectores más afectados por los contagios de Covid-19, lo cual seguramente será considerado por las autoridades para una nueva notificación.

En este mes de contingencia al menos 25 negocios que se resistieron a cerrar, fueron clausurados, pero la cantidad pudo ser mayor, ya que la ciudadanía reporta constantemente negocios no esenciales, con actividades normales