Conoce la historia que tiene la céntrica calle 1o de Mayo, en Tulancingo

Por Lorenia Lira Amador

Seguramente conoces la calle Primero de mayo de Tulancingo, te invito a que la conozcas un poco más.

En el año de 1858 se llamaba hasta Juárez, Iturbide; y de Juárez hacia el poniente Marte. A partir de 1907 se llamó Porfirio Díaz, poco duro tal nombre porque enseguida sobrevino la Revolución y nuevamente le cambiaron la nomenclatura, esta vez por el democrático “1º de Mayo” en honor a los Mártires de Chicago, que es como la conocemos.

En la fotografía podemos apreciar una toma que nos recuerda la vocación comercial de ese tramo. De mi niñez, recuerdo negocios como: las zapaterias Zacualtipan, la Casa Colorada, Norivet. Un local de venta de casimires, del Sr. Taurino Jardinez. La granja Monserrat, el Corazón de una dama y la boutique de las señoritas Márquez.

Es una calle que afortunadamente conserva vestigios de arquitectura colonial.

Cabe recordar que en esa calle existió el único hotel que había en Tulancingo en el siglo XIX: El Hotel Cortés, propiedad de Atilano Barrigan, situado en la 3ª calle de Iturbide, es decir entre 21 de Marzo y Manuel Fernando Soto.

En esa calle aún se puede admirar en la esquina de 21 de Marzo lo que antes fue “La Colmena” y el Mercado Municipal que fue construido en la década de los 40’s en lo que alguna vez fue la casa de los Adalid.

La hermosa casa que está en la esquina de Cuauhtémoc (hoy en su planta baja: Italian coffe), compite con la que está enfrente (bachillerato Byron Galvez) por ser la Casa de los Emperadores.

En la esquina de Juárez hay una casa que actualmente en la planta baja es una tienda de ropa, pero que conserva un hermoso estilo de construcción, armónico con toda la cuadra sobre Juárez, ahí está el Arzobispado, la Clinica Saucedo y la casa de los huesitos de chabacano.

Entre Juárez y Luis Ponce aún se puede admirar la casa de las Toronjas, propiedad de los descendientes de Don Gabriel Mancera y que tuvo uno de los primeros teatros en esta ciudad.

Pasando Luis Ponce se conserva en parte lo que antes fue “La Arena Libertad”, propiedad en los 70’s del “Güero” Vega, en donde se presentaron figuras de la lucha libre como “Santo el enmascarado de Plata”.
En la esquina de Ocampo se puede ver la fachada de lo que fue la Fábrica de los Ángeles.

En la esquina con la Calzada, hay una bella postal, conformada por los árboles y una carreta llena de flores que nos alegran la vista.

Siguiendo hacía el Poniente, nos encontramos al Restaurante «La Floresta «, esa hermosa casa que fue propiedad de la familia Del Villar. Fue también locación de la película «De todos modos, Juan te llamas» y en 2009 albergó una exposición temporal de documentos antiguos.

Finalmente, cruzando el Boulevard Bicentenario, otrora vía del ferrocarril, está la primera estación del tren, construida por Don Gabriel Mancera y actualmente es el Museo de datos históricos.